Links de interés
 
 >>> NOTAS ANTERIORES
 >>> IMAGENES PARA REFLEXIONAR
 >>> LEA LOS DIARIOS ONLINE
- La Capital
- Infobae
- La Nación
- El Clarín
- El País (de España)
- Negocios
 
 
 
 
enviar nota por e-mail
Buena lectura y solidaridad
¿Vale la pena ser argentino?
Por Paula Pretti
Bajo este título el escritor rosarino Carlos Pistelli, realiza una revisión histórica de las promesas hechas desde 1810 y nunca cumplidas. El texto, como lo afirma debajo del título, es “una valoración histórica”. Así desfilan por sus páginas los hombres que protagonizaron los acontecimientos de mayo hasta la llegada al poder de Rivadavia. Lo recaudado por la venta del libro será donado al Hogar del Huérfano de Rosario.
Además de disfrutar de un momento de buena lectura, gracias a la acción solidaria del autor, la persona que compre el libro estará colaborando con el Hogar del Huérfano de Rosario ya que lo recaudado en concepto de venta será donado a esta institución.
Las palabras del prólogo de la obra pertenecen al periodista Carlos del Frade que hace una revisión de la actualidad y manifiesta que: “La mayoría de los muchachos que tienen entre quince y treinta años y viven en las ciudades sudamericanas están desocupados”, hace a continuación un análisis del desinterés de esta juventud y dice más adelante: “Amistad, algún amor, el fútbol y poco más. No saben nada de derechos laborales, hecho que los convierte n permanente mano de obra eventual, barata y hasta capacitada”.
En otra parte del prólogo, refiriéndose también a la juventud, expresa que: “Para ellos es urgente recrear los proyectos inconclusos de mayo de 1810, San Martín y Artigas, enamorarlos de aquellos sueños y seducirlos de sus éticas de líderes populares y funcionarios públicos. Contarles que los verdaderos protagonistas de la historia de sus países fueron hombres y mujeres como ellos”, agrega despúes: “el redactor de este libro forma parte de esa nueva generación de argentinos que vuelve a pelear por la independencia para terminar con los sufrimientos del presente. Por eso vale la pena meterse en estas páginas que muestran aquello nuevo anunciado en 1810 y nunca realizado:
*Pelear por una nación libre en comunión con los otros pueblos de Sudamérica.
*Construir un estado que vaya contra el privilegio.
*Distribuir la riqueza como base de la felicidad.
Esos tres proyectos eran los de Belgrano, Moreno, Castelli, San Martín, Güemes, Artigas y Dorrego, entre otros.
Los mismos que desfilan en estas páginas elegidas por un muchacho menor de treinta años y que responde con esta porción de la historia nacional a los sufrimientos de su generación en estos primeros años del tercer milenio”.

Algunas palabras del autor

Comienza diciendo: “Cuando uno advierte y sufre el presente que vivimos empieza a preguntarse cómo llegamos hasta hoy. Cabría pensar entonces, cómo empezó la cosa. Y para qué empezó...¿Quisieron los fundadores de la nacionalidad segregarse de España para crear simplemente un país más?”.
A partir de esta pregunta que se formula las páginas del libro, que se recomienda por la amplitud de la revisión que incluye temas como:
*La revolución de mayo
*Surge el régimen
*La Asamblea General Constituyente
*Las dos Independencias
*El año veinte y sus consecuencias
*Si fue un plan, que buen plan
Dentro de cada uno de estos puntos se van detallando acontecimientos y se van analizando las acciones de los distintos hombres que ocupaban el escenario político de entonces, de sus ideales, sus luchas y sus logros.
Ya hacia el final de la obra expresa que: “No tengamos la conciencia equívoca de creer que para ser argentinos tenemos que someternos”. “Para ser argentino, según Rivadavia, según Mitre, según Roca, y los escribientes de nuestra Historia Oficial, había que someterse a la política imperiosa del Puerto de Buenos Aires, el Régimen mismo. Y eso nunca. Al menos para los Artigas, los Solano López, los Azurduy y Padilla, el mismo San Martín, los Che Guevara y los tantos argentinos desaparecidos de nuestra rica historia”.
Plantea el autor la necesidad de dejar de lado el análisis sobre Rivadavia y concentrarse que desde el nacimiento nacional de 1810 hubo gente que lucho por imponer sus ideales, sus principios y sus sentimientos e invita al lector a mirar hacia el pasado y sincerarse haciéndose la pregunta ¿no vale la pena ser argentino, pese a todo, pese a qué nos ha tocado perder tantas veces?.
 
 
 


De Interés

*Todos los días Charlas de Candi actualizadas

*Si te gusta la poesía ingresá al Rincón de Paula

*Ingresando a Imágenes para Reflexionar paseos virtuales

*Escribinos tu opinión nos interesa

 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Sindicato de Luz y
Fuerza Rosario
Colegio de Abogados
Rosario