Links de interés
 
 >>> NOTAS ANTERIORES
 >>> IMAGENES PARA REFLEXIONAR
 >>> LEA LOS DIARIOS ONLINE
- La Capital
- Infobae
- La Nación
- El Clarín
- El País (de España)
- Negocios
 
 
 
 
enviar nota por e-mail
Conferencia del doctor Abel Albino
“La principal riqueza de un país es su capital humano”
Por Milagros Didier
Un médico mendocino implementó un modelo para erradicar el flagelo de la desnutrición infantil en la Argentina. “La única debilidad mental que se puede prevenir, que se puede revertir y que es creada por el hombre, es la del desnutrido”, aseguró el pediatra Abel Albino, recientemente premiado en EEUU como líder humanitario. Un médico que haciendo honor a nuestra Patria fundó la Cooperativa para la Nutrición Infantil que hoy se extendió en Paraguay, México y Perú.
Abel Albino es un médico pediatra mendocino. Se encontraba en Europa haciendo una especialización en biología molecular cuando decidió volver a la Argentina para combatir la desnutrición y hacer de nuestro país una gran nación.“Estaba allá estudiando una especialidad del futuro, cuando mi tierra todavía no había terminado de resolver su pasado”, comenta Albino, quién conociendo el desarrollo de los países europeos no podía dejar de preguntarse por el crecimiento de su amada Argentina: “Yo no estaba en paz. Pensaba: personalmente crezco pero hay otros que se pueden quedar. Me volví. Sabía que tenía que servir a los más pobres”. Después de reflexionar sobre quienes eran los más necesitados Albino entendió que tenía que trabajar seriamente por la erradicación de la desnutrición: “Me di cuenta que era la peor enfermedad. Daña el cerebro y produce debilidad mental, la única debilidad mental que se puede prevenir, revertir y es creada por el hombre”, asegura con énfasis el pediatra mendocino, mientras relata como los países europeos supieron recuperarse de las dos guerras mundiales gracias al que el intelecto de su pueblo no estaba dañado. Albino repite con un tono convincente y categórico: “La principal riqueza de un país es su capital humano y si ese capital humano está dañado el país no tiene futuro”.
Después de asesorarse con el profesor doctor Fernando Monckeberg - un prestigioso médico chileno que hacía tiempo trabajaba el tema de desnutrición en su propio país- Albino llegó a la Argentina y fundó CONIN, la Cooperadora para la Nutrición Infantil. “Sólo en los dos primeros años de vida se puede actuar sobre la desnutrición con grandes posibilidades de éxito, una vez formado y desarrollado el cerebro del niño ( primeros 18 meses de vida) su condición no se puede alterar ni revertir” asegura el especialista.
La desnutrición infantil nace, en la mayoría de las ocasiones, como consecuencia de una pobreza extrema sustentada en el alcoholismo, la falta de legalización de la familia, el analfabetismo, la ausencia de inserción laboral por falta de capacitación, el escaso saneamiento ambiental y la promiscuidad. Podemos considerar entonces a la desnutrición como el resultado final del subdesarrollo, en donde el niño sufre el mayor impacto al depender de terceros para su cuidado y crecimiento.
Por esto, la desnutrición infantil no es sólo falta de alimentos, es un conflicto social más profundo, que debe ser tenido en cuenta a la hora de brindar soluciones. CONIN es una organización que realiza un abordaje integral de la problemática: atiende al niño enfermo pero también a su entorno familiar y habitat natural.
Entre los grandes logros de CONIN Mendoza y CONIN Argentina- porque ya esta iniciativa se extendió en numerosas provincias- se destacan los siguientes datos: se atendió 912 niños y 518 madres en los 7 Centros de Prevención de Argentina. Además considera 2.072 beneficiarios indirectos (padres, hermanos) Se calcula que el costo de recuperación de un lactante desnutrido en CONIN ronda los U$S 30 por día, el costo internacional de recuperación en hospitales comunes es de U$U 300 por día.
En Argentina CONIN lleva desarrollado 13 programas de prevención de la desnutrición (estimulación de lactancia materna, educación nutricional, escuela de capacitación agraria, seminario de lecto escritura, talleres de oficio para padres, ropero familiar, entre otros) Este modelo que actualmente se esta replicando en Gambia, África ecuatorial, también comenzará a implementarse en Zaire.
El Dr. Abel Albino, un líder humanitario que dejó las promesas de una vida exitosa, que regresó para hacer patria en su país y que tuvo la valentía y generosidad de hipotecar su casa cuando este proyecto todavía era una idea, suele repetir la meta que persigue él junto con toda su gente de CONIN: “Soñamos con un gran país donde todos los niños puedan desplegar su potencial genético para tener, el día de mañana, igualdad de oportunidades. Un país en donde todos estemos 10 veces mejor. En donde los gobiernos, las organizaciones de la sociedad civil y la comunidad toda trabajen juntos en pos de éste ideal”.

“No existen papeles pequeños sino actores mediocres”

En el marco de la conferencia “Cómo construir un gran país. Nuestros hijos nos están mirando”, organizada recientemente en Rosario por la Fundación Arrecifes, el doctor Abel Albino alentó a todos los presentes y sectores de la sociedad- con la fuerza y la persuasión que lo distingue- a trabajar seriamente por un proyecto de Nación común “que iguale hacia arriba y no hacia abajo”. Habló de ideales y de amor al país: “Patria viene de Pater y cuando una madre está enferma el hijo no puede huir”. Instó al compromiso activo que es posible asumir de modo individual en todos los espacios de la sociedad: “No existen papeles pequeños sino actores mediocres”, enfatizó frente a un auditorio colmado de personas entusiasmadas y deseosas de construir una Argentina más justa.
Albino exhortó a custodiar la familia “como única escuela de humanidad”. Además alentó a los oyentes a “desterrar la guerra del hombre contra el hombre” y a lanzarse al desafío de “declarar la guerra contra el hambre”.
De cara al débito que cada uno contrae con su propia tierra y con su propio país, Albino aseguró que es posible y es un deber hacer de la Argentina un hogar habitable. Señaló que es necesario buscar más puntos de encuentro que de diferencias entre los distintos actores comunitarios. Reclamó además la importancia de las convicciones de cada ciudadano para sacar adelante el sueño de una gran Nación: “El secreto del éxito es la constancia del propósito. Tengamos un corazón borracho de ideales, sino nunca tendremos paz”.

 
 
 


De Interés

*Todos los días Charlas de Candi actualizadas

*Si te gusta la poesía ingresá al Rincón de Paula

*Ingresando a Imágenes para Reflexionar paseos virtuales

*Escribinos tu opinión nos interesa

 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Sindicato de Luz y
Fuerza Rosario
Colegio de Abogados
Rosario